Caza de ballenas

La caza de ballenas es una práctica que ha existido desde el principio de los tiempos. Las ballenas sin duda ofrecen cantidad de carne para comer que sigue siendo un elemento básico de la alimentación en las culturas como las de Alaska, donde viven los esquimales. Sin embargo, es importante darse cuenta de que la caza de ballenas ha tenido lugar en todo el mundo incluyendo a los Estados Unidos, Francia, Alemania y Noruega.

Otras partes de la ballena se utilizan para hacer aceites y otros productos. Existe una gran industria para sobre estos productos que ha llevado a la caza de ballenas a niveles cada vez más altos. La cuestión controvertida parece estar en Noruega, donde la carne de ballena es la principal fuente de alimento.

Islandia sigue siendo un lugar importante para la caza de ballenas y su comercialización, a pesar de tienen la presión de muchos otros países por cambiarlo. Sin embargo, en el año 2006, se fijaron los límites en cuanto a cuantas ballenas puede matar anualmente una persona. Ahora es legal matar a 39 ballenas en un año.

La caza de ballenas se ha convertido en un deporte donde la matanza es sólo por diversión. Con herramientas y armas más avanzadas que en el pasado, hombres y mujeres toman esta aventura a un nuevo nivel. Un escenario común es golpear a las ballenas con grandes embarcaciones y luego matarlos. Si bien esto es también una forma en que las ballenas mueren accidentalmente, se cree que la mayoría de las veces los golpes son intencionales para darles a los cazadores ventaja, ya que las ballenas pueden nadar muy rápido y necesitan una manera de reducirles la velocidad.

Como resultado de muchos esfuerzos de conservación, no ha habido una reducción drástica e irreparable en el número de muchas especies de ballenas. Principalmente, son las grandes ballenas las que han visto una caída en sus números. Como resultado, 7 de cada 13 especies de ballenas están ahora en la lista de especies en peligro de extinción y el tema de la caza de ballenas está limitado o prohibido en muchas áreas. Esto no significa que no se sigan produciendo, de hecho, se cree que los actos ilegales de la caza de ballenas es la causa de más de la mitad de las ballenas que son asesinadas cada año. Los grupos conservacionistas siguen poniendo presión sobre los líderes de los gobiernos para hacer leyes aún más estrictas.

Muchos países tienen miedo si aprietan demasiado las restricciones sobre la caza de ballenas esto pueda afectarlos económicamente. En primer lugar, será más difícil abastecer a la población con alimentos, en segundo lugar, perderán dinero en productos realizados a partir de partes de ballenas. Por último, se preocupan por la pérdida económica de los cazadores que pagan por alojamiento, comidas, e incluso guías turísticos cuando llegan a una zona para cazar a una ballena.

El tema de la caza de ballenas sigue siendo muy debatido. Muchos lo ven como una manera de obtener los alimentos que necesitan para cuidar de sus familias. Otros lo ven como una manera de hacer dinero por las ventas de carne, aceite y otros productos a partir de las ballenas. Sin embargo, existimos aquellos que quieren ver a estos magníficos mamíferos sobrevivir durante millones de años más. Sabemos que si la caza de ballenas continúa al ritmo actual no existe forma posible para que esto suceda.

libro ¡IMPORTANTE!

¿Te gustan los animales?...descarga 100% gratis nuestro ebook: "Animales salvajes" y conviértete en un experto del reino animal.

Podrás conocer características sorprendentes, imágenes impactactes, curiosidades que ni te imaginas y mucho más sobre tus animales preferidos.
¿Qué esperas?... ¡ES GRATIS!